Mantente informado Suscríbete aquí
Coronavirus

Los muros y las armas no pueden detener un virus: ¡las prioridades deben cambiar!

Por Presidente de la Iniciativa Nacional Palestina y miembro de la junta de la Alianza Progresista, Mustafa Barghouthi

Traducción de cortesía

El coronavirus ha expuesto la verdad desnuda sobre los sistemas sanitarios, económicos y de seguridad mundiales defectuosos más de lo que millones de artículos, publicaciones y libros jamás podrían hacerlo. Ha destapado la verdad flagrante sobre un sistema neoliberal que permitió a ocho hombres poseer la misma cantidad de riqueza que la mitad más pobre de la humanidad.

Este virus nos recuerda la disparidad en el gasto sanitario mundial, con un gasto sanitario en 2017 para los países de bajos ingresos que no supera los 41 dólares por persona al año, en comparación con los 10.224 dólares de los EE.UU. o los 5.728 dólares de Alemania, por ejemplo.

La crisis también ha demostrado que la cantidad de dinero que se gasta en la salud no es, por sí sola, una medida adecuada para las normas de buena salud. En los Estados Unidos, por ejemplo, el 17% del ingreso nacional bruto se gasta en atención médica, sin embargo, 27,5 millones de personas no tenían seguro médico en ningún momento durante 2018 y sólo el 34,4% de la población tenía seguro médico público (no privado).

La mayor parte de ese dinero va a parar a los bolsillos de las compañías de seguros y de medicamentos, no a la atención sanitaria de las personas ni a la atención preventiva y primaria. El asombroso costo de los tratamientos médicos también juega un papel en la sobrecarga de los gastos.

Por todo lo que aceptan, las compañías farmacéuticas han demostrado ser incapaces de desarrollar una vacuna para este peligroso virus.

Sólo en 2018, se gastaron 1,8 billones de dólares en todo el mundo en armamento y gastos militares relacionados; esto representa el 25 por ciento del total de los gastos sanitarios mundiales (7,5 billones de dólares en 2016) Estos desembolsos, por supuesto, son completamente incapaces de detener el nuevo coronavirus, que no distingue entre una persona indigente en las calles de Delhi y la más rica de las ricas del mundo en California o Nueva York. Tampoco perdona a los gobernantes, reyes, primeros ministros o celebridades que son tan vulnerables al virus como los ciudadanos comunes.

Sin embargo, el virus expone grandes disparidades en las pruebas y el tratamiento.

En Palestina, por ejemplo, la pandemia del coronavirus está poniendo de relieve el impacto de las políticas de apartheid de Israel en nuestro sistema de salud y en la capacidad de proteger a nuestras comunidades. Los funcionarios de salud y los profesionales médicos están haciendo todo lo posible por mantener el virus a raya, pero la lucha contra el coronavirus no es fácil bajo la ocupación militar; hay una gran escasez de equipo -incluidos los equipos de análisis- mientras que en Gaza, la infraestructura básica, incluida la electricidad y el saneamiento, ya está en un punto crítico.

La disparidad aparece claramente en las cifras: según la Organización Mundial de la Salud, los hospitales de la Ribera Occidental disponen de unas 213 camas en unidades de cuidados intensivos con ventiladores, para una población de 2,5 millones (uno por cada 11.737 palestinos), mientras que en Gaza sólo hay unas 80 camas en unidades de cuidados intensivos (muchas de las cuales ya no están disponibles) para una población de 2 millones (uno por cada 25.000). A mediados de marzo, Israel contaba con unos 3.300 dispositivos de atención respiratoria (con planes de añadir más), para una población de 9,1 millones de ciudadanos (uno por cada 2.757 ciudadanos).

El mundo se ha convertido en una aldea en expansión como resultado de la globalización y la explosión del comercio. Eso ha convertido al mundo en un solo cuerpo, sin fronteras que podrían detener los nuevos virus y enfermedades y mantenerlos dentro de los países en desarrollo, como ocurrió con el paludismo y la fiebre amarilla en el pasado antes de la globalización. Los nuevos y misteriosos virus pueden ahora propagarse por todo el mundo sin disminuir.

Nuestro mundo moderno se ha preocupado por desarrollar equipos y programas de vigilancia electrónica que han aniquilado la privacidad de las personas, y ha hecho que cada llamada telefónica, cada conversación en este planeta, pueda ser grabada y guardada en los servidores electrónicos de las fuerzas de seguridad en todas partes. Muchos países ricos podrían estar desarrollando fácilmente mejores tecnologías, en lugar de armas, para producir más ventiladores o nuevas y efectivas vacunas contra virus y enfermedades contagiosas, que salvarían miles, si no millones de vidas humanas.

Muchos países europeos, así como los Estados Unidos, fueron bastante lentos en la asignación de ingresos para luchar contra el coronavirus cuando éste empezó a propagarse, y algunos medios de comunicación se obsesionaron con maldecir y culpar a China, perdiendo un tiempo precioso.

Sin embargo, sorprendentemente, algunos países como Corea del Sur e Islandia fueron capaces de proporcionar rápidamente kits de prueba para todos los que los necesitaban. Los Estados Unidos, en cambio, siguen luchando por entregarlos a sus ciudadanos, y sólo empezaron a hacerlo después de que su presidente fuera duramente criticado por su laxa respuesta a la peor enfermedad de este siglo.

La pandemia de coronavirus está enseñando a la gente de todas partes que no importa dónde estén, qué posiciones ocupen o cuán ricos sean, estamos en un mundo. Nuestros destinos están inextricablemente unidos. Ninguna bomba nuclear, lanzacohetes o aviones de combate, ningún muro o frontera puede proteger a los niños, a los presidentes o a un solo anciano de contraer este peligroso virus. Para mí, especialmente como médico, no hay nada más doloroso que ver a una persona mayor morir sin poder ayudarle.

Este evento global tan difícil que el mundo está soportando actualmente, con todo el dolor que está causando, no debería pasar como si nada hubiera pasado. Debe entenderse que es el producto de un sistema globalizado que parece ser irreversible. El nuevo coronavirus no es el único desafío que enfrentará la humanidad en su conjunto. Podríamos enfrentar otras epidemias, desastres ambientales o desplazamientos masivos causados por el calentamiento global.

Con las lecciones aprendidas de esta crisis y de otros posibles desastres futuros, la reforma se ha vuelto vital. Las prioridades deben cambiar.

La racionalidad requiere una acción global para reformar fundamentalmente los sistemas políticos, económicos y sanitarios. Debemos trascender los intereses privados para perseguir el mejor interés del público, de la humanidad en general y el bienestar de todo el planeta. Las viejas formas de operar basadas en el racismo, la discriminación, la explotación y la dominación política deben ser reemplazadas completamente por sistemas equitativos si queremos prosperar en el planeta Tierra.

14 de abril de 2020