Colombia
Es una victoria histórica! Con Gustavo Petro, que se impuso en la segunda vuelta electoral, Colombia tendrá por primera vez un presidente de izquierdas.

Publicado el 20 Junio en Vorwärts [1]

Colombia ha votado. Con el 50,4 por ciento y 11,2 millones de votos, Gustavo Petro gana la segunda vuelta electoral por delante de su corrupto contrincante Hernández, que obtuvo 10,5 millones de votos, el equivalente al 47,3 por ciento. La participación de los votantes fue del 58%. Tanto Hernández como el ex presidente Uribe, eminencia gris de la derecha colombiana, reconocieron inmediatamente el resultado.

Impresionante puesta al día

Por supuesto, hubo repetidos temores de amaño de votos en el período previo a la segunda ronda, ya que la composición de la comisión electoral no había cambiado entre las rondas. Petro hizo un regreso impresionante. En la primera vuelta, obtuvo 8,5 millones de votos, frente a los 11,5 millones de sus dos principales oponentes, Hernández y Gutiérrez. Esa misma noche, Petro, junto con su vicepresidente Francia Marquéz, prometió movilizar a las mujeres y a los jóvenes en particular.

Para muchos, esta afirmación tan confiada parecía bastante optimista, pero el resultado deja claro que realmente tuvo éxito, que sobre todo las mujeres y los jóvenes acudieron a las urnas y emitieron su voto por el cambio.

Por la paz, la justicia social y medioambiental

“Ganó Columbia” – “Colombia ha ganado”, dijo Petro la noche de las elecciones. Ahora se trata de un cambio real, de traducir el deseo de cambio en políticas concretas y de contar con el capital de confianza de sus votantes y no decepcionarlos. El cambio no tiene que ver con el ajuste de cuentas o incluso con la venganza, que se alimenta del odio y el desprecio a los adversarios políticos. Sólo hay una Colombia y esta Colombia necesita un gobierno de amor que cree confianza en el futuro, una comunidad para la vida.

En el corazón del nuevo gobierno de Petro/Hernández hay tres cuestiones centrales: Paz, justicia social y justicia medioambiental. La paz sólo puede conseguirse mediante el diálogo, que debe tener lugar a nivel regional para hacer justicia a las características regionales del país. Esto no sería posible sin el perdón. Como una de sus primeras medidas, anunció que los más de 200 jóvenes acusados que habían participado en los movimientos sociales serían liberados y se retirarían los cargos.

Victoria de los movimientos sociales

El nuevo gobierno, dijo, quiere desarrollar más el capitalismo, de forma sostenible, productiva, respetando el medio ambiente y superando el feudalismo y la esclavitud. Ve el futuro sobre todo en el desarrollo de nuevas tecnologías y en la inversión en educación. Sólo mediante el aumento sostenible de la productividad en la agricultura, la industria, el turismo y la sociedad del conocimiento es posible el cambio y una redistribución más justa, afirma. Quiere convertir a Colombia en una potencia mundial líder en la lucha contra el cambio climático. Esto también requeriría conversaciones con el mayor emisor regional de gases de efecto invernadero, EEUU. Su ambición es contribuir al crecimiento conjunto de América Latina con todas sus raíces y componentes étnicos: latinos, indígenas, africanos y multicolores.

El programa del nuevo gobierno sólo puede realizarse en libertad. “Viva la Libertad”. La elección de Petro y Márquez es un momento decisivo en este país marcado por la violencia y la desigualdad a gritos, donde el 40% de la población vive en la pobreza, que se irradia al continente. Después de Boric en Chile, ahora otro gobierno progresista que no proviene de la vieja izquierda latinoamericana antiimperialista ni de la socialdemocracia tradicional.

Como en Chile, los movimientos sociales han creado las condiciones para el cambio, no sólo los programas electorales y las consignas comunicativas. Precisamente porque Rusia y China también se mueven en este continente, la socialdemocracia alemana y europea debería ver en Petro y Boric unos aliados necesarios ante el cambio de los tiempos.

Conny Reuter, Coordinador Global de la Alianza Progresista