Nicaragua
Comunicado de familiares de personas presas políticas secuestradas en la estación policial, El Chipote

Libertad y justicia para las más de 181 personas presas políticas

Hacemos del conocimiento del pueblo de Nicaragua y de la comunidad internacional que pudimos ver a nuestros familiares entre el 28 y 30 de abril de este año y comprobamos con extrema preocupación un deterioro generalizado en la salud, causado por lo que entendemos es una política sistemática de torturas dirigida a quebrar sus cuerpos y mentes. Ante esta gravísima situación lanzamos un S.O.S. al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional.

Durante la visita hemos corroborado los siguientes hechos consistentes con lo planteado en el párrafo anterior:

Agravamiento de problemas cardíacos y de presión arterial, como es el caso de Juan Lorenzo Hollman, Mjguel Mendoza, entre muchos otros.

Abordaje inadecuado a la salud mental, como es el caso de Víctor Hugo Tinoco, quien estuvo tres semanas sin recibir su medicamento prescrito para la ansiedad, lo cual le causó crisis depresiva todo ese período.

Aparición cada vez más reiterada de problemas en la piel, adquiridos por las condiciones de absoluta insalubridad en la que se encuentran, lo que provoca infecciones por hongos, eczemas y hasta despigmentación.

Deterioro y falta de abordaje de la salud dental, como es el caso de Violeta Granera quien lleva 11 meses sin contar con su dentadura.

Problemas y lesiones en la espalda que van derivando en problemas crónicos por la falta de tratamiento adecuado, como es el caso de Ana Margarita Vijil Y Suyen Barahona

Acoso constante y falta de privacidad, así como arbitrariedades al negar visita a familiares, limitar o dar información incorrecta sobre personas que participan en la visita, y limitar el contacto físico con sus familiares.

Agresiones sexualizadas durante requisas a mujeres familiares, tocamientos a genitales y senos. Falta de atención a medidas preventivas del Covid-19, revisión y manipulación de nuestras mascarillas.

Ante esta gravísima situación no cesaremos de demandar colectivamente la libertad inmediata, incondicional y con garantías para nuestros familiares y todas las más de 181 personas presas políticas. Hasta que su liberación ocurra, reiteramos que deben ser respetados sus derechos bajo las Reglas Mandela. por lo cual exigimos:

1. Que se brinde atención médica especializada, apropiada y oportuna, con los medicamentos adecuados a sus problemas de salud, tanto crónicos como sobrevenidos por las condiciones de encarcelamiento. Así mismo, que se les complete el ciclo de vacunación contra el COVID-19

2. El cumplimiento del régimen de visitas familiares establecido en la ley, incluyendo a los niños y niñas de la familia y el derecho a llamadas telefónicas y visita conyugal.

3. Que se permita la entrega de material de lectura y escritura, la Biblia o textos religiosos según su fe, cartas, dibujos y fotografías de familiares que no han podido visitarlos.

4. Que se garanticen todas las condiciones de higiene, luz y ventilación que un espacio debe tener para albergar a un ser humano. Así como el cambio y mejoramiento de colchones, la entrega de frazadas para combatir el frío por la noche y el establecimiento de horas comunes de patio y sol, donde puedan interactuar entre ellas y ellos, y con el espacio que les rodea.

5. Que se permita el manejo autónomo de su paquetería y medicamentos, al igual que en el Sistema Penitenciario. Así como una correcta organización y control en la entrega de paquetería que garantice que todo lo entregado por la familia llegue a sus manos.

6. Cese inmediato de la reclusión en celdas de 2×2 metros, selladas, sin ventilación, con luces encendidas las 24 horas o en permanente penumbra y sin posibilidad de ver o ser vistos desde el exterior, en las que se encuentran MigueLMendoza, Juan Lorenzo Holmann, Medardo Mairena Yader Parajón, Freddy Navas y Michael Heal

7. Cese inmediato del aislamiento e incomunicación al que están sometidas Tamara Dávila. Suyen Barahona , Dora María Téllez y Ana Margarita Vijil.

8. Cambio de régimen carcelario a casa por cárcel para todas las personas presas políticas de la tercera edad o con problemas acuciantes de salud, tal y como establece la Ley 473, Artículo 120. Garantizándoles a todas las personas en este régimen el acceso a salud de calidad, adecuada, especializada y oportuna.

¡Recordamos que en los distintos sistemas penitenciarios y estaciones policiales las personas presas políticas son víctimas de violaciones a sus derechos humanos, por lo que continuaremos sumando nuestras voces en demanda de la i Libertad para todas las personas presas políticas!

Compartido por Unamos: https://www.facebook.com/unamosnica