Francia
“PRIMERA VUELTA DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN FRANCIA: UNA DERROTA HISTÓRICA” por Pierre Kanuty

La jornada del 10 de abril de 2022 ha pasado a la historia de las elecciones francesas como la culminación de una descomposición y una podredumbre evidente de los cimientos democráticos sobre los que se ha asentado la República Francesa durante décadas.

Hace tiempo que el votante se ha convertido en un estratega que se determina no tanto por lealtades o convicciones como por el deseo de castigar o apoyar, de desahogarse o de abroncar al sistema. Hace sus compras, sopesa sus preferencias y sus odios y una frase puede anular todo un discurso.

La abstención es mayor que en 2017, que fue el nivel más bajo desde 1988. El derrumbe histórico de la derecha clásica y la socialdemocracia, a pesar de su presencia en los territorios, y el peso abrumador de los partidos populistas de derecha e izquierda llevarán, como hace cinco años, a una segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre un demócrata y un populista que, esta vez, tiene una reserva de votos.

Creyendo que ha llegado su hora, la izquierda radical domina mientras rechaza cualquier unión con las demás fuerzas de izquierda y ecologistas.

 

¿La exitosa apuesta de Emmanuel Macron?

La estrategia del presidente-candidato Macron en 2016 consistió en hacer que los partidos tradicionales parecieran un chiste y posar como el único baluarte contra la extrema derecha. La atracción de la novedad para un recién llegado tecno-bonapartista que gobernaba practicando el centralismo tecnocrático, era total para cualquiera que deseara este momento como lo tuvo Italia en 2014 con Matteo Renzi, Gran Bretaña con Tony Blair en los años 90 anteriores o, en menor medida, Holanda con Wouter Bos, para sacudir el sistema, los hábitos y los conservadurismos, para apostar por la modernidad, la juventud, la globalización feliz, el derrocamiento de los tabúes….

Pero el quinquenio de Emmanuel Macron vio surgir, con los Chalecos Amarillos, una violenta rebelión social debido a un gobierno que se apoyó en las clases medias altas, que perdonó a los poderosos y que no entendió la necesidad de dialogar con las fuerzas sociales.

Tanto peor si las elecciones locales no permitieron al partido presidencial establecerse en los territorios, aunque nos recordaron la solidez de las bases de los dos grandes partidos de la izquierda y la derecha en las regiones y las ciudades.

La crisis sanitaria, evidentemente, ha perturbado la acción de Emmanuel Macron, al igual que la crisis financiera había perturbado el quinquenio de Nicolas Sarkozy y el terrorismo las reformas de François Hollande. La peor prueba para las sociedades occidentales en tiempos de paz ha tenido, obviamente, consecuencias políticas, sobre todo con la “convergencia” entre lo que quedaba de los resignados Gilets jaunes y el auge de los antivacunas y los opositores a los pases sanitarios.

La guerra de Ucrania también congeló durante unas semanas un debate presidencial de una pobreza intelectual, ideológica y teórica sin precedentes: sólo era cuestión de posturas, de imagen y sobre todo de encuestas, nunca de la sustancia de los programas.

La prensa, por su parte, jugó a dos bandas: extender una alfombra roja a la extrema derecha hablando sólo del islam, la inseguridad y la inmigración, y repetir una y otra vez la historia de una ineludible clasificación de la extrema derecha para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales con una sobredosis de encuestas que se suceden y se parecen, que establecen cuáles deben ser los rendimientos de los diferentes campos políticos (tanto probables como deseables).

Pero la historia no siempre se repite fielmente y el país se prepara o está preparado para una victoria de la extrema derecha en las urnas, ahora que ya ha ganado en demasiadas mentes.

 

Eric Zemmour o la estrategia metapolítica

La asimilación de una de las tesis más populares de Antonio Gramsci -la conquista de la hegemonía cultural es un requisito previo para cualquier victoria política- por parte de la extrema derecha francesa desde hace más de 40 años ha demostrado una vez más su eficacia.

Como muchos nacional-populistas, Zemmour ha construido su posición sobre la base del espacio que ha conquistado en los medios de comunicación en los últimos diez años. El periodista conservador se convirtió en columnista, en un autor de éxito y luego en un polemista reaccionario cuyo discurso y notoriedad acabaron por obligarle a implicarse políticamente, mientras sus partidarios invertían metódicamente en las redes sociales. Aprovechó el espacio radical dejado por Marine Le Pen para regenerar una extrema derecha que se suponía “institucional” y que estaba debilitada por el fracaso de Marine Le Pen durante su debate entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales de 2017. Esta estrategia, retransmitida durante horas en un canal de televisión, dio sus frutos, ya que consiguió captar a varios ejecutivos de RN. Su intransigencia en todos los temas le costó y finalmente quedó por delante de Le Pen. Queda que contará en la nebulosa de la derecha radical porque el post-Marin Le Pen comenzará en la noche de la segunda vuelta si pierde y sabemos que en la extrema derecha, la figura del líder no es para tomarse a la ligera y su sobrina, Marion Maréchal ya tiene un dispositivo político e intelectual conectado a Salvini, Orbán o Bannon….

 

¿Ha conseguido Mélenchon la pasokización del PS?

Era un viejo sueño que se remonta al referéndum de 2005 sobre el Tratado Constitucional, a la victoria de Syriza en Grecia y a la irrupción de Podemos en España, conseguir sustituir la socialdemocracia de la izquierda por el radicalismo.

Si el PS sigue siendo la primera fuerza de la izquierda en Francia en términos de representantes electos locales, la fuerza atractiva de la izquierda es ahora La France Insoumise, que en su estrategia de Unión Popular (que recuerda la estrategia de Allende en Chile, excepto que era una coalición de las izquierdas), Mélenchon, a pesar de sus excesos, sus ambigüedades sobre Rusia y el antisemitismo, convence con su versión europea del peronismo, a la que se acercó Ségolène Royal -que apoyó al “líder” de la izquierda radical que había abandonado el PS por la misma Ségolène Royal en 2008… Se trata de una relación directa con el pueblo, de la impugnación de la oligarquía, de un texto un poco anticuado, pero puesto al día, de una radicalidad que apela a los nostálgicos del izquierdismo de los años 70, a los entusiastas de las luchas latinoamericanas en su gramática antiestadounidense con, en sus flecos, la instrumentalización de todas las radicalidades al servicio de la “revolución (ciudadana) que viene”, incluidas las corrientes del islam político, machista, antisemita y antirrepublicano.

Con un 2% en París, Anne Hidalgo ha sufrido una cruel desautorización dos años después de su reelección, sin que su legitimidad sea cuestionada por nadie hoy en día entre los cargos electos parisinos, de izquierda y de derecha.

El hecho es que Mélenchon y su movimiento La France Insoumise (LFI) no tienen aliados en Europa debido a su intransigencia y que incluso su modelo, Die Linke, ha fracasado con muchos de sus votantes que han emigrado a las filas de la AfD, rompiendo además con el tema de los refugiados, una crisis que también ha afectado a la LFI. Además, la idea de un diálogo SPD-Die Linke nunca ha sido totalmente tabú, al menos por parte de este último.

Esta situación no dejará indiferente al PTB en la vecina Bélgica, especialmente en la parte francófona, donde el PS sigue siendo la principal fuerza de la izquierda.

 

El fracaso de los Verdes: ¿reformismo o radicalismo?

En 2009, los Verdes franceses habían conseguido dar un giro realista a la alemana y derrotar a los socialistas en las elecciones europeas, pero como después de cada experiencia gubernamental, triunfó un giro a la izquierda. Yannick Jadot no consiguió imponer una orientación ecorreformista con cultura de gobierno en un partido sin disciplina. Su mensaje se vio perturbado con demasiada frecuencia por la tendencia de este partido, que acoge en sus listas a los radicales en muchas cuestiones sociales. El hecho de que las cuestiones climáticas ocupen un lugar central en los debates políticos ha privado a los ecologistas del monopolio de la alerta sobre el tema, cuando podrían haber sido los más inventivos tanto en lo que respecta a las soluciones realistas como a la forma de conseguirlas sin asustar a los votantes.

 

El efecto Roussel

Los comunistas, que habían obtenido su mejor resultado en las elecciones presidenciales de 1969, han ido decayendo desde entonces, o se han ido con el Partido Socialista o con Jean-Luc Mélenchon.

Tuvo que elegir entre integrar el polo del radicalismo en la izquierda, y apoyar a Mélenchon, o asumir su identidad para plantearse como alternativa al PS y a la LFI. El objetivo real era salvaguardar su grupo parlamentario tras la pérdida del último consejo departamental en las elecciones locales de 2021.

Frente a un Partido Socialista que parecía desconectado de las realidades sociales y populares del país, dio un paso adelante acogido cínicamente por la derecha y la prensa, que veían una “verdadera izquierda republicana” olvidando que se trataba del Partido Comunista, todavía vinculado al PC chino, por ejemplo, y que algunos cargos electos locales han marchado con los islamistas, una línea roja a menudo esgrimida para vilipendiar a la izquierda en el marco de los juicios por “islamogauchismo”. Todo esto se olvidó… Roussel fue objeto de burlas por parte de los ecologistas y de la izquierda radical por sus posiciones, que se consideraban “franchouillardes”, es decir, “franceses medios”.

 

 

El alto precio de las ambigüedades de Valérie Pécresse

Valérie Pécresse había abandonado el partido republicano por la victoria de la orientación populista de derecha llevada por Laurent Wauquiez, cuyos diputados nunca apoyaron la exclusión de Viktor Orbán del PPE, pero llevó la misma orientación una vez que fue candidata jugando con el discurso del orden, de una lógica punitiva y dejando percibir una verdadera porosidad con algunos de los temas de la extrema derecha, sobre todo porque su oponente en la segunda vuelta de las primarias de la derecha era muy cercano a las tesis de Eric Zemmour.

Atrapada entre el radicalismo de Le Pen – Zemmour y la política de derechas de Macron, no tuvo espacio, mordisqueada en gran medida por este último. No recibió el apoyo del ex presidente Nicolas Sarkozy. Al obtener el peor resultado de la derecha en unas elecciones presidenciales en Francia, puede contar sin embargo con una fuerte presencia local, pero la reconstrucción de un partido presidencial conservador será muy difícil. Nunca antes había sido tan débil.

 

Anne Hidalgo o “Arx Tarpeia Capitoli proxima

Al igual que Valérie Pécresse, en la región de Île-de-France, Hidalgo obtuvo una gran victoria al ser reelegida alcaldesa de París. Esto la convirtió en la candidata “natural” de un partido de gobierno que no tiene candidato presidencial después de 2017 y cuya dirección osciló entre borrarse detrás de un candidato ecologista y afirmarse sin una encarnación unificadora.

Para evitar un debate interno que temía fratricida, el Primer Secretario aseguró que la designación del alcalde de París era sólo una formalidad y el Partido Socialista creyó que la transposición de los éxitos acumulados de un presidente regional y de los alcaldes de grandes ciudades como París, Nantes, Rennes, Montpellier y Nancy -el alcalde de Marsella decidió apoyar a un candidato que no pudo presentarse a la votación por falta de patrocinio suficiente- le permitiría construir una dinámica. Esto olvidaba que los alcaldes siempre dan prioridad a su compromiso local, aunque eso signifique mantenerse alejados de los asuntos del partido.

Un segundo error fue la ambigüedad colectiva respecto a las primarias. El PS había plasmado las primarias en sus estatutos, pero decidió no organizarlas por temor a que generaran división como en 2016-2017. Pero, necesitando una dinámica, quiso apoyar las primarias populares, que fueron rechazadas por casi todos los candidatos de izquierda, y cuyos organizadores acabaron, después de haber reunido y hecho pagar a más de 400.000 ciudadanos sinceros, y después de que Christiane Taubira no consiguiera los 500 patrocinios necesarios para presentarse, por apoyar a Mélenchon, mientras que Yannick Jadot había quedado segundo en la votación… Anne Hidalgo se presentó, luego se retiró al entender que el sindicato no estaba, mientras que el PS había llamado a sus militantes a participar…

El PS nunca se impuso como una fuerza propulsora capaz de organizar, con sus cuadros, una campaña metódica en la que la candidata carecía de apoyos, al no contar con un colectivo inclusivo e inventivo, aunque tuviera un buen programa, buenas redes y fuera la única, con Emmanuel Macron, que pudiera contar con sólidos aliados europeos que encarnaran las capacidades de una izquierda gubernamental.

Anne Hidalgo también pagó el poderoso mal humor hacia su gestión municipal, retransmitido en el resto del país por un paradójico antiparisino, ya que dentro del PS nunca se propuso una candidatura alternativa por parte de los reticentes a la alcaldesa de París.

La hostilidad hacia su persona, que roza la obsesión y el acoso, nunca fue contrarrestada con vigor y energía por un PS que hace tiempo que perdió la batalla de las redes sociales, dominadas en gran medida por la extrema derecha.

La desconfianza entre la candidata y el primer secretario del PS, las historias sobre las intenciones del ex presidente François Hollande de desempeñar un papel distinto al de apoyo, aunque dio sin dudarlo su apoyo a Anne Hidalgo, la puesta en escena de mítines de ex ministros socialistas a Emmanuel Macron sin que estos sean siempre hechos nuevos, y el fuego rodante de las encuestas que hacen de su resultado tanto una predicción como un requerimiento hicieron el resto.

El PS no había recuperado ninguna fuerza propulsora real desde 2017 y marchó a las elecciones presidenciales sin ninguna ilusión, esperando finalmente hacerlo mejor que el 6% de Benoît Hamon en 2017.

Esta vez fue el propio PS el que sufrió los efectos de una situación que él mismo había creado por una mezcla de amateurismo, indecisión, despreocupación e indiferencia ante los verdaderos problemas del pueblo francés, demasiado preocupado por “atenerse” a lo que decían los ecologistas y la France Insoumise y también a los mandatos de las corrientes reaccionarias que, aunque querían luchar contra el islamismo, no decían nada sobre cómo combatirlo ideológicamente.

 

¿Qué perspectivas hay para las elecciones legislativas?

La dinámica de las elecciones legislativas de los días 12 y 19 de junio depende obviamente del resultado de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Es la primera vez que hay un periodo tan largo entre las dos elecciones, lo que deja tiempo para los debates, para que algunos se recuperen y para corregir una campaña que no se centró en lo esencial. Una campaña legislativa es menos la tercera vuelta de las elecciones presidenciales que 577 campañas vinculadas a un contexto nacional.

Si gana Emmanuel Macron, lo que parece más probable, ya sabemos que un centenar de diputados salientes de LReM no serán candidatos ni reelegidos. Dependiendo de la circunscripción, esto puede beneficiar a casi todos los partidos.

La actuación de los candidatos a la presidencia no es mecánicamente transferible a los candidatos del mismo partido político, por lo que hay algunas cuestiones que suponen un reto, especialmente la cuestión de los grupos parlamentarios. Se necesitan 15 diputados para formar uno.

Hay pocas posibilidades de que se produzca una alianza global en la izquierda porque LFI puede llegar hasta el final del “sorpaso”, la sustitución del PS y el hecho de que a Jean-Luc Mélenchon sólo le haya faltado medio millón de votos para clasificarse para la segunda vuelta confirma que es la división la que ha cerrado esta puerta.

En esta dinámica, los ecologistas y los comunistas tienen pocas razones para ayudar al PS, pero también hay que entender que la elección presidencial no dice nada sobre la realidad de las posibilidades del próximo junio. Todo depende de los candidatos, de su implantación y de la campaña. En cualquier caso:

– LFI debería ganar diputados y asegurar así su grupo parlamentario.

– Si se llega a un acuerdo, los ecologistas podrían tal vez ganar diputados y probablemente encontrar los medios para constituir un grupo parlamentario.

– El Partido Comunista está decidido a mantener su grupo parlamentario, pero la competencia con LFI será dura, sobre todo si el partido de Jean-Luc Mélenchon presenta candidatos contra los comunistas en todas las circunscripciones como en 2017.

– El Partido Socialista puede perder su grupo o perder la posición de primer grupo de izquierda en la Asamblea Nacional.

– Le Pen podría ganar lo suficiente para formar un grupo, lo que sería una novedad desde 1986, cuando había 35 diputados del Frente Nacional gracias al sistema de representación proporcional. Queda por ver si los amigos de Zemmour también tendrán diputados y si, en caso de no ser suficientes para tener un grupo independiente, formarán juntos un grupo nacionalista.

También está la cuestión de la posibilidad de una unión en la izquierda. ¿Es posible un bloque de izquierdas con ecologistas que quieren su grupo, socialistas y comunistas que quieren salvar el suyo tras el fracaso de una estrategia común en las elecciones presidenciales, se puede aprender la lección? Y si es así, ¿se aplicará la disciplina de la retirada en todas partes? ¿Con o sin LFI?

 

¿Qué pasará con el PS en los próximos meses?

Un poco como Sísifo, el Partido Socialista está tocando la ya conocida partitura de las 3R de “refundación, renovación, reconstrucción” con un patrón clásico: los partidarios del cambio radical que cantan este estribillo mientras están en el cargo para asegurar su mantenimiento y competir con los que les reprochan encarnar la continuidad que les llevó al fracaso; ¡Los impetuosos que quieren “disparar sobre las sedes” pensando que el cambio de cabezas es un requisito previo y que para el resto ya veremos después, otros todavía militan por un cambio socialdemócrata sin que eso signifique un socialismo tibio porque al fin y al cabo estamos en Francia, un país donde la modestia con respecto a otros países europeos o al resto de la izquierda europea no es el punto fuerte de los socialistas!

Se exigirán congresos, conferencias, Estados Generales o incluso un inventario en el que la principal batalla será obligar a los socialistas a reconocer sus errores y a olvidar sus aciertos durante el quinquenio 2012-2017. Pero esto nunca será suficiente.

Se pensará que una nueva organización será una obligación sin que esté claro cómo funcionará, porque después de las intenciones el comportamiento no cambiará.

Si 2023 es un año sin elecciones, aparte de las senatoriales en algunos departamentos, el PS debería entrar en un nuevo ciclo electoral en 2024 con las elecciones europeas, en 2026 las municipales y en 2027 las presidenciales, legislativas y autonómicas… Antes de unas nuevas elecciones europeas en 2029…

Por lo tanto, el proceso de las tres erres quedará inconcluso. Pero debe haber una convivencia entre “las liebres y las tortugas”: las primeras, ansiosas de mantener su posición o de avanzar rápidamente siendo fluctuantes y diletantes en su trabajo, las segundas, dispuestas a afrontar la prueba del tiempo, a avanzar con método y resistencia sin ceder a los atajos y a los caminos fáciles.

Lo cierto es que nada es posible con un proyecto sin un partido que lo construya y lo difunda, como tampoco lo es con un partido sin un proyecto que lo construya y lo difunda, por lo que, en lugar de las clásicas 3R, si se quiere, hay que manejar las 3P: “proyecto, partido, actuación”.

 

Pierre Kanuty

Secretario Federal de Solidaridad Internacional

Ex asesor diplomático del líder del Partido

París, 12 de abril de 2022