Hungría
El shock húngaro

Por László Andor, economista y político húngaro y europeo, Secretario General de la FEPS*

 

Resultados de las elecciones

El resultado probable de las elecciones parlamentarias de 2022 en Hungría es que el partido gobernante, Fidesz, conserve su supermayoría gracias a un porcentaje de votos superior al que recibió en 2018. Esto va en contra de las expectativas mayoritarias de los meses anteriores que apuntaban a una probable victoria de Fidesz pero con una oposición fortalecida y más unida en todo el país. Y hay un marcado contraste entre esta sombría situación y el optimismo de los activistas y votantes progresistas ocho meses antes, en el momento de las primarias que se organizaron para seleccionar al aspirante de Viktor Orbán y a los candidatos de la oposición en todas y cada una de las circunscripciones.

La capital, Budapest, está ahora efectivamente aislada del resto del país: en Budapest casi todas las circunscripciones fueron ganadas por la oposición, mientras que en el resto del país casi todas fueron ganadas por Fidesz. Una participación superior al 75 % habría dado la oportunidad a la oposición democrática (una alianza de seis partidos) de derrotar a Fidesz en todo el país, pero una actividad tan alta nunca ha ocurrido desde 1990. Se detuvo justo por debajo del 70% en 2022, que básicamente es el mismo nivel que en 2018.

Según las encuestas, la generación joven (los recién llegados al mercado político) apoyó mayoritariamente el cambio. Sin embargo, hubo muchos votantes que habían apoyado a uno u otro participante de la alianza de seis partidos, pero que ahora decidieron lo contrario. Esto se aplica especialmente al antiguo partido de extrema derecha Jobbik, del que la mayoría de los anteriores partidarios desertaron para apoyar a Fidesz, o al recién organizado “Partido de Nuestra Patria”, de extrema derecha, o simplemente se quedaron en casa.

Hay que destacar que el presupuesto de la campaña de Fidesz ha sido varias veces mayor que el de la oposición, superando también el límite legal. Esto supuso una gran diferencia en la publicidad, las apariciones en las redes sociales y otros aspectos. Incluso uno de los partidos falsos (MEMO, lanzado por un magnate del porno poco después de las primarias de la oposición) estaba en mejores condiciones financieras que la oposición democrática unida. En años anteriores, Fidesz socavó las finanzas de los partidos de la oposición, incluso mediante multas arbitrarias del Tribunal de Cuentas.

Las elecciones húngaras han sido libres pero no justas desde 2014, dadas las numerosas distorsiones incorporadas al sistema y la parcialidad institucionalizada (sólo 5 minutos de emisión para la oposición en 4 años en la televisión estatal, falta de oportunidades de voto justo para los expatriados, distritos gerrymandered, acuerdos de “voto por trabajo público” en los pueblos, incentivos a los partidos falsos, etc.). Los observadores de la OSCE también señalaron que no había una clara separación entre la campaña de información del gobierno y la publicidad política del partido Fidesz.

__________________________________________________________________________________

* Foundation of European Progressive Studies

 

Polémicas en la campaña

La actuación de Viktor Orbán en la corona ha sido pésima (una de las tasas de mortalidad más altas de Europa, escandalosa adquisición de ventiladores, desordenada estrategia de vacunas, maltrato al personal sanitario y débil protección social), lo que en circunstancias normales habría mermado sus posibilidades electorales. Sin embargo, Orbán hizo campaña ya en 2021 anunciando grandes regalos financieros como la bonificación de las pensiones, la reducción de impuestos para los jóvenes, el aumento del salario mínimo, la continuación de las prestaciones familiares para la clase media, etc. (el momento en que se produjeron impulsó el factor de bienestar económico antes de las elecciones). El efecto muestra que el aumento constante de los ingresos es muy importante para el votante medio, y la oposición debería haberse centrado mucho más en los casos en los que las políticas de bienestar del gobierno realmente fracasaron.

El aumento de la inflación desde el otoño provocó la ansiedad y el enfado generalizados de la población, pero Orbán introdujo topes de precios (primero para la gasolina que para ciertos productos alimentarios básicos) y dio la impresión de ser un primer ministro que se preocupa y está dispuesto a luchar eficazmente contra el mal y a proteger a los húngaros. Estas intervenciones fueron coherentes con la regulación de los precios del gas doméstico que Orbán lleva a cabo desde hace una década, una cuestión totémica en la política húngara.

También hay que destacar que las elecciones parlamentarias de 2022 estuvieron vinculadas a un referéndum sobre cuestiones LGBTQI organizado el mismo día, lo que tuvo un efecto “pavloviano”: los votantes socialmente conservadores eran menos propensos a equivocarse con una lista de preguntas en la mano. Este referéndum -que finalmente no fue concluyente- apenas supuso un cambio en las prácticas escolares sobre cuestiones LGBTQI, pero la campaña de un año de duración sobre las diferencias sexuales sirve de chivo expiatorio a la comunidad afectada y la pone en peligro.

No era la primera vez que Fidesz conseguía convertir las elecciones parlamentarias en una especie de referéndum, con mensajes simples. En 2014 las elecciones generales se centraron en los precios de la energía en los hogares, en 2018 en la migración y en 2022 en las cuestiones LGBTI y la guerra de Ucrania. Mientras tanto, la campaña de la oposición ha sido algo desordenada, a pesar del éxito de las primarias de otoño de 2021.

La principal incoherencia por parte de la oposición de seis partidos ha sido que una base de votos principalmente de centro-izquierda fue atendida con un Spitzenkandidat (moderno) conservador. El no partidista Péter Márki-Zay ganó las primarias gracias a la división de centro-izquierda y a su capacidad para movilizar el apoyo de los jóvenes, pero posteriormente fracasó tanto en la táctica como en la política, a pesar de la gran energía puesta en la campaña.

La oposición se centró en la gigantesca corrupción de Fidesz y en la alianza de Orbán con el presidente ruso Vladimir Putin, lo que dio energía a los votantes existentes, pero no consiguió atraer a muchos nuevos (ya que estos temas parecen ser menos relevantes para la gente de a pie que las ganancias materiales). La Unión Europea no llamó la atención a Orbán sobre la corrupción, aunque el abuso de los fondos de la UE haya sido a escala industrial, y la presentación de casos escandalosos no supuso la más mínima erosión del campo de Fidesz.

 

 

 

La cuestión rusa

La guerra entre Rusia y Ucrania tuvo un gran efecto en la campaña húngara en las últimas cinco semanas y resultó ser un factor decisivo. Orbán jugó con éxito la “carta de la paz” y los medios de comunicación progubernamentales llamaron regularmente a la oposición “pro guerra”. Para muchos votantes de a pie, la idea era que “Orbán nos mantendrá fuera de esta guerra, mientras que Márki-Zay nos arrastraría a ella” y este fue un argumento crucial.

Los observadores occidentales podrían estar perplejos: ¿cómo puede alguien tan cercano a Putin, como Orbán, presentarse como un hombre de paz? ¿Por qué los húngaros, con el recuerdo de 1956, no reaccionan con más fuerza contra la invasión y muestran más solidaridad con Ucrania? Con una mirada más cercana a la historia y la sociedad húngara, esto no es tan difícil de entender. Sin duda, la intervención militar soviética para reprimir el levantamiento húngaro de 1956 fue brutal, pero la suposición de que todos los acontecimientos posteriores estarían determinados por este oscuro capítulo es errónea y delirante. Los húngaros tuvieron varios levantamientos heroicos en la historia y 1956 es uno de ellos. Pero las “épocas doradas” de la historia húngara suelen estar vinculadas al compromiso con las potencias coloniales (finales del siglo XIX y los años 60-70).

Se puede establecer un paralelismo entre la historia húngara y la ucraniana, pero no tiene mucho que ver con 1956. Rusia adquirió gran parte del actual territorio ucraniano en el siglo XVIII, al igual que el Imperio de los Habsburgo se anexionó Hungría por completo en el siglo XVIII. En ambos casos la adquisición de territorio se produjo a costa del Imperio Otomano, que en aquella época estaba en declive. Los húngaros lucharon en vano contra los austriacos por la independencia (especialmente en 1848-9), pero el mejor momento de desarrollo económico y político para Hungría llegó tras el famoso compromiso con los austriacos en 1867.

El levantamiento de los húngaros contra los austriacos de 1848-9 fue finalmente sofocado por el ejército ruso, que acudió al rescate del Imperio de los Habsburgo cumpliendo un compromiso que habían adquirido en 1814. En 1956 la Unión Soviética invocó el Pacto de Varsovia que se había firmado un año antes. La intervención del ejército soviético en 1956 costó más de 2.000 vidas y la represión que siguió fue severa (más de 200 personas ejecutadas). Pero a partir de los primeros años de la década de 1960 los húngaros vivieron el “comunismo gulash”. Para muchos de los que crecieron en esa época, la mejora constante del nivel de vida es más importante que el ejército que esté estacionado en el país.

Si se pregunta a los húngaros cuáles fueron las mayores tragedias para nosotros (en el siglo XX), los más de derechas dirían que el resultado de la Primera Guerra Mundial (incluido Trianón) y los más de izquierdas que el resultado de la Segunda Guerra Mundial (incluido el Holocausto). En la primera Francia y en la segunda Alemania están implicadas. 1956 no se acerca en ninguno de los dos casos a lo que concierne al número de víctimas o a otras implicaciones. El recuerdo de 1956 duele a los húngaros, pero rara vez ha movilizado a un gran número de personas en los últimos 30 años, cuando la celebración del levantamiento antisoviético ha sido gratuita. Puede que a la mayoría de los húngaros no les gusten especialmente los rusos, pero relativizan las cosas y valoran las oportunidades de una cooperación pacífica y pragmática.

Las opiniones nacionalistas húngaras están unidas a la idea de que Occidente “nos entregó” a los rusos en la Conferencia de Yalta (1945). A esto se une el hecho de que en 1956 Occidente (Estados Unidos, Radio Europa Libre, etc.) alentó pero no apoyó el levantamiento armado de los húngaros contra la intervención soviética. Esto se compara con la situación actual de Ucrania. Si añadimos las preocupaciones de los húngaros étnicos en Ucrania, que se sintieron culturalmente oprimidos en la época del creciente nacionalismo ucraniano, no es tan difícil entender por qué las quejas sobre Putin cayeron en saco roto en la reciente campaña electoral y por qué la mayoría de los húngaros prefieren mantenerse al margen de la guerra de dos grandes naciones eslavas.