La segunda ola en la India: ¿Qué ha fallado? Prof. D. K. Giri

La segunda ola en la India: ¿Qué ha fallado?

Prof. D. K. Giri

 

Tanto los indios como los líderes mundiales quedaron sorprendidos por la brutalidad de la segunda ola que se produjo en todo el país. El número de personas infectadas hasta el momento por el mortal virus mutado superó los 27 millones y ha causado más de trescientos mil muertos.

Y lo que es peor, la naturaleza de las muertes y la desesperación conmocionaron al mundo. La gente murió sin una bombona de oxígeno, sin una cama en el hospital y sin medicamentos críticos. Toda la infraestructura sanitaria se derrumbó al no poder hacer frente a la intensidad y magnitud de la desastrosa pandemia.

En la era de la explosión de la información, las trágicas noticias de las muertes en los aparcamientos, los pasillos de los hospitales y de las personas sentadas en las carreteras con bombonas de oxígeno aparecieron en los medios de comunicación internacionales. Mientras que la ayuda en términos de equipos médicos y material de socorro llegó a raudales desde muchos países, los medios de comunicación mundiales fueron mordaces en sus comentarios sobre el liderazgo indio. Un experto en salud global de origen indio de la universidad McGill de Canadá dijo que “fue devastador ver cómo las cosas se ponían tan mal en India. Es una tormenta perfecta”. Un periódico australiano fue, por mucho, el más despiadado. Publicó una foto de un hombre corriendo junto a las piras funerarias de las personas que murieron a causa del covid-19. El título de la foto era “Las avestruces no entierran la cabeza en la arena, el gobierno indio sí”. El título del artículo también era lacerante: “Modi lleva a la India a un apocalipsis viral”.

Sin embargo, recientemente Mathew Hayden, un jugador de cricket australiano que ha pasado mucho tiempo en la India, tuiteó con comprensión: “La gente que critica a la India no conoce el país. Habiendo vivido en India, sé lo difícil que es dirigir un país de 1.400 millones de personas”. Esto puede ser un pequeño consuelo para los apologistas de la actual dirección derechista del gobierno indio.

¿Qué es lo que realmente salió mal? Un país que se jactó de haber minimizado los daños en la primera ola, que inventó la vacuna en un tiempo récord y la envió a 54 países, y que se ganó el sobrenombre de “centro farmacéutico” del mundo en una reunión de la Quad, se convirtió en una víctima indefensa de la segunda ola. Se convirtió en el país más afectado del mundo, sólo superado por Estados Unidos. Pues bien, la virulencia de la segunda ola podría atribuirse a una confluencia de factores, a saber, la complacencia o el exceso de confianza de los gobiernos, el desconocimiento de la nueva variante y un gran número de eventos religiosos y políticos no regulados que luego fueron llamados supercontaminantes

La complacencia del gobierno se tradujo en una enorme falta de preparación. La producción de vacunas no se planificó eficazmente, no se hizo ningún pedido a las dos empresas que las fabricaban, ni se prestó apoyo financiero para aumentar su capacidad. En consecuencia, aunque la enfermedad está algo controlada, se está extendiendo a las zonas rurales con efectos igualmente patéticos sobre las vidas y los medios de subsistencia. Seguimos teniendo una gran escasez de vacunas. Los estados indios, 28, están sacando a concurso mundial la adquisición de vacunas a un precio muy superior.

En segundo lugar, mientras el gobierno declaraba triunfalmente, en una noción muy equivocada, que la India había vencido al virus, no se prestó atención a la creación de plantas de oxígeno, ni a la mejora de la infraestructura sanitaria, ni al aumento de camas en los hospitales, ni al nombramiento de más trabajadores sanitarios, etc.

La incapacidad del gobierno para detectar la nueva variante del virus, más letal, se debió a la misma complacencia. Se creó un instituto de secuenciación del genoma para realizar esta tarea. Pero no entró en funcionamiento hasta hace un par de meses. Del mismo modo, el Comité Científico y de Asesoramiento Sanitario constituido para supervisar la lucha contra el covirus no se reunió durante meses, ya que el gobierno estaba ocupado luchando contra las elecciones estatales.

Sí, 5 de los estados indios fueron a las urnas en el momento en que el virus estaba haciendo estragos en la salud pública y matando a la gente. Las elecciones indias son bastante atractivas, ya que literalmente millones de personas acuden a los mítines de los candidatos. Los estados que acudieron a las urnas tienen una población enorme: Kerala 33 millones, Assam 31 millones, Bengala Occidental 91 millones, Tamil Nadu 72 millones y Puducherry 1,2 millones.

En estos estados, en las reuniones públicas, no se siguió ningún protocolo covivo; la gente se agolpaba en los mítines sin máscaras. Incluso los líderes no llevaban máscaras. Asimismo, un festival religioso masivo que se celebra una vez cada 12 años se celebró con gran pompa y rituales, se vio a los devotos bañarse semidesnudos por miles, 0,3 millones al día. Estas reuniones totalmente desordenadas propagaron rápidamente el virus.

Sin embargo, el gobierno, tanto el de la Unión como el regional, han despertado a la dura realidad, temiendo los costes políticos que puedan tener que pagar. Ahora la gente está recibiendo oxígeno, camas y atención sanitaria. Gracias también al apoyo internacional instantáneo. El sector privado contribuyó a respaldar los esfuerzos gubernamentales. Al mismo tiempo, India recibió la buena voluntad y el apoyo solidario de muchos países. Ese debería ser el espíritu, ya que los socialdemócratas defienden la equidad en materia de salud y vacunas dentro de los países y entre ellos, mantenida a través de la solidaridad y la justicia. Este virus no perdona a nadie, no conoce fronteras. Por lo tanto, el mundo tiene que luchar contra él en unidad.