Camerún
Resolución sobre la crisis en Camerún

15 de noviembre de 2019

Desde 2016, Camerún ha atravesado una grave crisis en sus regiones noroccidental y sudoccidental de habla inglesa, que corre el riesgo de convertirse en una guerra civil abierta. Camerún que surgió de la reunificación en 1961 de lo que anteriormente habían sido dos colonias que fueron separadas por la primera guerra mundial, hoy en día está compuesto por ocho regiones de la antigua “République du Cameroun” y dos regiones del antiguo Camerún meridional. Al principio fue una reunificación como una república federal que constituía de dos Estados con iguales derechos. Sin embargo, este acuerdo fue disuelto de forma arbitraria por una dictadura de partido único que transformó el Estado en un sistema unitario e indivisible en contra de las disposiciones constitucionales vigentes. Debido a esta situación y muchas otras circunstancias, la minoría de habla inglesa ha realizado manifestaciones públicas contra la marginalización sistemática. La represión de estas manifestaciones y el encarcelamiento de algunos líderes de la sociedad civil por parte del régimen provocó una reacción violenta de grupos secesionistas de estas regiones, que ahora ha transformado la desobediencia civil en una guerra civil con horribles exacciones y violaciones de los derechos humanos básicos. Hoy en día, hay más de 3.500 víctimas mortales, 7.000 heridos, 60.000 refugiados que huyen de las regiones a la vecina Nigeria y 450.000 desplazados internos, además de muchos otros que encontraron refugio con familiares y amigos dentro de Camerún.

En vista de la crisis que perdura en Camerún, especialmente en las regiones del noroeste y del suroeste, la Alianza Progresista: